Ir al contenido principal

Cuándo ir al sanatorio para el parto


 

El gran momento

 

El momento de salir para el sanatorio es probablemente uno de los más pensados y hablados sin que por esto resulte sencillo.

Para empezar, es una situación particular en la que la pareja debe hacer un adecuado diagnóstico de trabajo de parto ó con los pocos elementos que puede brindar un curso de preparación para el parto.


¿Podemos equivocarnos?

En primer lugar, dada nuestras costumbres culturales, los partos se hacen en instituciones de salud, clínicas, sanatorios hospitales, a los que hay que arribar durante el trabajo de parto, ni muy al inicio ni sobre el final.

Esto no es nada fácil, menos en un momento tan trascendente, donde a veces hay dolor físico, sumado a síntomas poco comunes como puede ser la salida de líquido en caso de rotura de bolsa, sumado a las más diversas fantasías sobre la salud del bebé y sobre la propia.


¿Qué es el trabajo de parto?


Es el proceso por el cual el bebé, impulsado por las contracciones uterinas, atraviesa el canal del parto y sale al exterior.

Este "trabajo" implica una serie de modificaciones siendo las más notorias la aparición de las contracciones de parto. La característica que las distingue de otras contracciones es la periodicidad y la duración.

La dilatación se produce como consecuencia de estas contracciones.

Otro fenómeno que puede ocurrir es la rotura de la bolsa, que se manifiesta por la salida de líquido -“líquido amniótico”- por los genitales, generalmente con un volumen lo suficientemente importante, como para no confundirlo con otro fluido corporal.

El trabajo de parto es un proceso que suele durar varias horas, nunca días.

Cuando es normal, se caracteriza por la progresión, o sea por cambios en un determinado tiempo.

En consecuencia, para definir que un trabajo de parto, se requiere tiempo para comparar la evolución entre dos momentos.

Obviamente, si una mujer consulta con contracciones cada 3 minutos y tiene 7 centímetros de dilatación, no necesitamos 2 horas para poder diagnosticar que está en trabajo de parto, pero a veces hay mujeres que tienen contracciones cada 5 o 7 minutos y que están con 3 o 4 centímetros y que no están aún en franco trabajo de parto.

En estos casos, una mala interpretación de la situación puede llevar a la toma de decisiones erróneas, y complicar la evolución del proceso.



Mamás primerizas

El parto suele ser largo, frecuentemente dura más de 6 horas, probablemente cerca de 12 y rara vez más de 18 horas.

Suele aconsejarse esperar por lo menos 2 horas de contracciones regulares, de 1 minuto de duración, y con un intervalo de no más de 5 minutos.

Este enunciado, que parece la fórmula mágica para definir el trabajo de parto, no es tan fácil de cumplir en todos los casos, ya que a veces antes de ese punto, el dolor se hace demasiado intenso y es necesario consultar.

Debe tenerse en cuenta que si la bolsa está rota, los tiempos pueden acortarse y el proceso se acelera.

Es fundamental la opinión del obstetra que ha hecho un tacto los días previos y que sabe cómo se encuentra el cuello del útero, o sea cuánto va a tardar en dilatar.


Mamás con 1 o más parto previos

Aquí los tiempos se acortan, generalmente una hora de contracciones rítmicas cada 5 minutos es suficiente para que comiencen los cambios en el cuello del útero, y para que esté en condiciones de internarse.

También en este caso es de importancia cómo fue el parto previo, si fue rápido o no, si tuvo problemas para dilatar, si fue por cesárea, etc.

*En caso de romper bolsa se debe prestar especial atención al color del líquido que fluye. Si es claro -como agua- se lo considera normal; si en cambio es verdoso, se deben tomar ciertas precauciones, en ese caso se aconseja consultar de inmediato con el profesional.



Siempre que se detecten cambios que llamen la atención, debe consultarse al médico.
 

Carlos Psevoznik
Médico Obstetra
Ex Instructor de Residentes del Hospital Italiano

Entradas populares de este blog

Si vas a elegir un nombre raro para tu bebé, tené en cuenta que…

Si nos encanta la idea de ponerle un nombre original a nuestro bebé, lo mejor es anticiparnos a lo que puede llegar a suceder: - Cuando no se escribe como se pronuncia Hay algunos nombres “raros”, o no tan raros, que se escriben de una manera y se pronuncian de otra, dependiendo el idioma o el país donde se los utilice. Como por ejemplo,  Joel ,  Joan , ,  Brian ,  Giuliana  ,etc. En estos casos, tenemos que estar preparadas para deletrearlo una y otra vez desde que nuestro bebé nace, incluso, a los familiares más cercanos. En un futuro, le tocará a nuestro hijo deletrearlo cuando se presente en la escuela, ante desconocidos, explicarlo en las redes sociales, etc. - Repetir y repetir Sí, un nombre raro requiere repetición (y  oídos sordos a las quejas ). En algún momento nuestros conocidos se acostumbrarán a escucharlo y finalmente lo pronunciarán bien, o no, pero eso ya no está en nuestras manos. - ¿Es un apodo? Lola ,  Sol ,  Leo ,  Vito , son algunos de los tantos nombres que pueden

Mitos sobre la lactancia materna

  Alrededor de la lactancia materna se han construido diversos mitos que muchas veces ponen en riesgo su éxito. Es común que se transmitan de generación en generación, y por eso es importante saber cuáles son para derribarlos: -Mito: no todas las mujeres producen leche de buena calidad Realidad: diversos estudios han comprobado que incluso las madres desnutridas y que viven en situación de pobreza y precariedad extremas producen leche materna de calidad para sus bebés. No hay leche materna buena o mala, todas las madres producen la mejor leche para sus hijos. -Mito: no todas las mujeres producen leche suficiente para satisfacer al bebé Realidad: la cantidad de leche está regida por la oferta y la demanda, es decir que si se le permite al niño amamantar tantas veces como lo necesite, el cuerpo producirá la cantidad de leche necesaria. -Mito: siempre hay que darle al bebé de los dos pechos en cada toma Realidad: es importante dejar que el bebé termine de tomar de un solo lado, incluso si