Ir al contenido principal

¿Cómo queda la vagina después del embarazo y el parto?

Uno de los mayores temores de las embarazadas con respecto a su cuerpo es cómo quedará la vagina después del parto, ¿más grande?, ¿menos sensible?, ¿distinta?

Es real que una vagina por la que pasó la cabeza de un bebé no queda igual, sin embargo la naturaleza es sabia y todo tiene un por qué.

Estos son algunos de los cambios que experimenta la zona genital:

Tamaño: inmediatamente después del parto, la vagina queda distendida, hinchada y puede que tenga algunos moretones, pero a medida que pasan las horas se va desinflamando y día a día irá recuperando su tonicidad, de a poco, aunque siempre quedará distinta en comparación a como era antes del primer embarazo. Los labios mayores y menores también se estiran durante el parto y pueden verse y sentirse más “flojos” por un tiempo. 

Color: durante el embarazo y por efecto de las hormonas, la zona de la vagina y el ano se torna más oscura. Esto suele volver a la normalidad semanas después del parto.

Episiotomía y cicatriz: la episiotomía es un corte que se realiza, en ocasiones determinadas por el médico, en la zona del perineo (entre la vagina y el ano) para ampliar la parte inferior de la vagina y vulva y evitar desgarros del periné, que después se sutura. Luego del parto puede ocasionar algunas molestias y dolor que van menguando a lo largo de las semanas.

Uno de los mayores miedos al reanudar las relaciones sexuales tras el puerperio es que los puntos de la episiotomía se abran, sin embargo, es muy raro que esto suceda, sobre todo si se respetan los tiempos y cuidados indicados por el médico. 

Lo que puede ocurrir en algunos casos es que la sutura se abra (dehiscencia de la episiotomía) debido a una infección en los primeros 10 a 20 días luego del parto, pero después de ese período es más difícil que suceda.

Sequedad vaginal: después del parto y durante la etapa de lactancia es probable sentir sequedad debido a la falta de lubricación en la zona vaginal por efecto de las hormonas que participan en la lactancia. Esto puedo resultar molesto sobre todo al reanudar las relaciones sexuales, por eso lo más recomendable es probar con lubricantes a base de agua para mayor sensibilidad y comodidad -no se recomiendan los lubricantes a base de aceite, sobre todo si como método anticonceptivo están utilizando preservativos, porque este tipo de lubricantes puede debilitar y romper el látex-.

Sensibilidad: puede ocurrir que después de un parto vaginal la zona quede más sensible de lo común y que al reanudar las relaciones sexuales esto sea un trastorno. Por eso hay que tratar de hacerlo de a poco, utilizando lubricantes y respetando los tiempos de recuperación.

Incontinencia: luego del parto, sobre todo después de un parto vaginal, algunas mujeres experimentan incontinencia urinaria porque los músculos del piso pelviano se ven afectados y tardan un tiempo en reacomodarse. Esto suele normalizarse hacia el sexto mes de posparto y la mayoría se recuperan totalmente.

También hay mujeres que pueden sufrir incontinencia de materia fecal y gases, que al igual que la incontinencia urinaria va disminuyendo hasta desparecer con el tiempo.

 

¿Qué pasa con esos cambios si el parto fue por cesárea?


A diferencia de lo que ocurre luego de un parto vaginal, tras una cesárea la vagina no queda distendida ni con los puntos de una episiotomía, por eso, en este caso los cambios tienen que ver con lo que fue ocurriendo durante el embarazo, como cambios en el color de la piel y edemas o inflamación en los labios de la vagina, que se irán normalizando luego del parto; y con la sequedad, producto del cambio hormonal.

 

¿Qué hay que hacer para que la zona de la vagina vuelva a la normalidad?


Una de las maneras más efectivas de tonificar la zona muscular y ayudar a que la vagina vuelva a la normalidad es realizando ejercicios de Kegel antes y después del parto, que ayudan a fortalecer el piso pelviano. 

Si después de un tiempo prolongado y siguiendo las indicaciones médicas no se recupera la tonicidad es conveniente conversarlo con el médico para evaluar opciones que permitan solucionarlo.


 

Asesoró:  Asesoró: Dr Patricio Ehrman, Médico Ginecólogo
Obstetra Sección Uroginecología

y Cirugía Reconstructiva del Hospital Universitario Cemic 

Entradas populares de este blog

Si vas a elegir un nombre raro para tu bebé, tené en cuenta que…

Si nos encanta la idea de ponerle un nombre original a nuestro bebé, lo mejor es anticiparnos a lo que puede llegar a suceder: - Cuando no se escribe como se pronuncia Hay algunos nombres “raros”, o no tan raros, que se escriben de una manera y se pronuncian de otra, dependiendo el idioma o el país donde se los utilice. Como por ejemplo,  Joel ,  Joan , ,  Brian ,  Giuliana  ,etc. En estos casos, tenemos que estar preparadas para deletrearlo una y otra vez desde que nuestro bebé nace, incluso, a los familiares más cercanos. En un futuro, le tocará a nuestro hijo deletrearlo cuando se presente en la escuela, ante desconocidos, explicarlo en las redes sociales, etc. - Repetir y repetir Sí, un nombre raro requiere repetición (y  oídos sordos a las quejas ). En algún momento nuestros conocidos se acostumbrarán a escucharlo y finalmente lo pronunciarán bien, o no, pero eso ya no está en nuestras manos. - ¿Es un apodo? Lola ,  Sol ,  Leo ,  Vito , son algunos de los tantos nombres que pueden

Cuándo ir al sanatorio para el parto

  El gran momento   El momento de salir para el sanatorio es probablemente uno de los más pensados y hablados sin que por esto resulte sencillo. Para empezar, es una situación particular en la que la pareja debe hacer un adecuado diagnóstico de trabajo de parto ó con los pocos elementos que puede brindar un curso de preparación para el parto. ¿Podemos equivocarnos? En primer lugar, dada nuestras costumbres culturales, los partos se hacen en instituciones de salud, clínicas, sanatorios hospitales, a los que hay que arribar durante el trabajo de parto, ni muy al inicio ni sobre el final. Esto no es nada fácil, menos en un momento tan trascendente, donde a veces hay dolor físico, sumado a síntomas poco comunes como puede ser la salida de líquido en caso de rotura de bolsa, sumado a las más diversas fantasías sobre la salud del bebé y sobre la propia. ¿Qué es el trabajo de parto? Es el proceso por el cual el bebé, impulsado por las contracciones uterinas, atraviesa el canal del parto y sal

Mitos sobre la lactancia materna

  Alrededor de la lactancia materna se han construido diversos mitos que muchas veces ponen en riesgo su éxito. Es común que se transmitan de generación en generación, y por eso es importante saber cuáles son para derribarlos: -Mito: no todas las mujeres producen leche de buena calidad Realidad: diversos estudios han comprobado que incluso las madres desnutridas y que viven en situación de pobreza y precariedad extremas producen leche materna de calidad para sus bebés. No hay leche materna buena o mala, todas las madres producen la mejor leche para sus hijos. -Mito: no todas las mujeres producen leche suficiente para satisfacer al bebé Realidad: la cantidad de leche está regida por la oferta y la demanda, es decir que si se le permite al niño amamantar tantas veces como lo necesite, el cuerpo producirá la cantidad de leche necesaria. -Mito: siempre hay que darle al bebé de los dos pechos en cada toma Realidad: es importante dejar que el bebé termine de tomar de un solo lado, incluso si